MASIL

Mi gran pasión es EL DIBUJO. Sé que es un tópico, pero siempre he dibujado desde que tengo uso de razón. En el colegio pintarrajeaba todos los libros, descubrí que se me daban bien las caricaturas y dibujaba a mis profesores y amiguetes. Durante unos años fui el ilustrador de la revista del cine club de mi colegio, poniendo en portada caricaturas y retratos de actores, compañeros y profesores.

En 1978, con 16 años, comencé a colaborar junto con mi padre en El Correo de Andalucía y en Nueva Andalucía. Hacíamos una viñeta diaria. Mi padre redactaba el guión y yo dibujaba. En 1980, al fallecer mi padre, continué solo y empezaron también a encargarme caricaturas de personajes públicos.

Por aquella época dibujaba a todas horas, me devoraba los tebeos y posteriormente los cómics. Coleccionaba 1984, Zona 84, Cimoc y Rambla. Me encantaban los dibujos de Hergé, Milo Manara, Moebius, Jordi Bernet, Juan Giménez, Richard Corben…, pero sobre todo, mi gran ídolo era y es: Will Eisner. Bueno, ahora también he descubierto a Guarnido.

Workbench Amiga
Workbench del Commodore Amiga

En 1983 finalicé la colaboración con El Correo y descubrí mi otra pasión: LA INFORMÁTICA, que empezaba a dar sus primeros pasitos. Mis primeros equipos eran poco potentes: Sinclair ZX81, con 1KB de memoria (dibujaba un monigote con palitos, y se quedaba sin memoria al dibujar el palito de la última pierna), Sinclair Spectrum 48KB, con el que hacía programas en Basic y lenguaje ensamblador para los vídeos comunitarios, Sinclair QL (con sus microdrives)... Hasta que llegó el mejor ordenador que he tenido: el Commodore Amiga, que se adelantó a su tiempo que con su sonido estéreo y sus impresionantes gráficos (4096 colores frente a los 16 que te ofrecían los PCs) me abrió las puertas al mundo del diseño y la multimedia. En ese momento pude unir mis dos grandes pasiones.

He diseñado, maquetado y colaborado con varios medios impresos: los diarios El Correo de Andalucía, Nueva Sevilla y El Mundo, el magazine Playbyte, las revistas La Guía del Tiempo Libre, la Guía de Informática y Aquí en Sevilla, las revistas inmobiliarias Publicassa, Habita Sevilla y Habita Huelva, y la revista online TodoUMC.

En 2001, tras estar prácticamente dedicado exclusivamente durante 20 años a la programación y diseño 2D y 3D por ordenador, empecé de nuevo a dibujar, haciendo retratos y dibujos en pastel y carboncillo. Probé también algo de óleo y acrílico, aunque estas dos últimas técnicas no llegaron a engancharme. En 2007, de la mano de Inés Loring, descubrí la acuarela, y me apasionó. Desde entonces ha sido mi técnica preferida, en realidad es casi la única.

En 2011 conocí a Inma Serrano y el movimiento urban sketchers. Me encantó la espontaneidad de la propuesta y su unión con la acuarela. Aprendí una nueva forma de abordar el dibujo, mucho más libre, dinámica y divertida, dejar que la mano dibujara sola, sin tener un control tan férreo... Bueno, en realidad todavía estoy intentándolo... Volví a los cómics y a dibujar. Descubrí también los artistas que hay en Flickr y me apunté al grupo de dibujos de caricaturas y retratos Julia Kay’s Portrait Party, donde volví a redescubrir mi pasión por la caricatura. También comencé a dibujar figura del natural en los estudios de Puerta Real y Mateos Gago (Eric Davis).

caricatura
Una caricatura para JKPP

Me encanta dibujar, pero sobre todo la figura humana en general, y la caricatura/retrato en particular. De hecho, me siento muy torpe con lo que no sea figura humana. ¿Por qué caricaturas y no retratos? Bueno, en realidad mis caricaturas son retratos/caricaturas, o caricaturas/retratos, depende del grado de caricaturización que imprima en cada momento. Pienso que un buen retrato, para que funcione, debe tener algún grado de caricaturización, hay que resaltar algún elemento que defina al personaje. He hecho retratos puros, pero es bastante aburrido, para eso están las fotos. Sin embargo la caricatura va mucho más allá de la foto, es un retrato psicológico, se acentúan los elementos más importantes, y se intenta obviar lo superfluo. Con los sketchers descubrí otra forma de abordar la caricatura, más espontánea, más rápida, en directo. Inevitablemente, al hacer el dibujo en pocos minutos, y con el caricaturizado en movimiento (a veces sin que se dé cuenta), el parecido es menor, pero lo que se pierde en parecido se gana en viveza y espontaneidad. Es otra forma de abordar la caricatura.

Desde 2009 pertenezco a la Agrupación de Acuarelistas de Andalucía. También soy miembro, desde 2011, del grupo Urban Sketchers de Sevilla.